Expedición Paranal, Escondida y Atacama: Astronomía, Arqueología y Geología. 20/11/12

Expedición Paranal, Escondida y Atacama: Astronomía, Arqueología y Geología. 20/11/12

El polvo del Cosmos y los misterios del Desierto

escondida

En tan solo unos cientos de kilómetros del desierto de Atacama conviven tres actividades que, a simple vista, parecen tener muy poco en común: la Minería del Cobre, la Astronomía y la Arqueología.

Nuestro propósito en esta expedición de la Red de Alta Dirección-UDD es observarlas desde muy cerca y simultáneamente, para intentar encontrar el elemento que las vincula desde hace miles de años. Si lo logramos, comprenderemos mucho mejor el pasado de este territorio estratégico para Chile y el resto del mundo, y podremos proyectar su futuro.

Antu, Kueyen, Melipal y Yepun

En la cima del cerro Paranal, a 2.635 metros sobre el nivel del mar, 4 telescopios principales con espejos primarios de 8,2 metros de diámetro, y otros 4 telescopios auxiliares móviles de 1,2 m, se unen para formar un “interferómetro”.

Estos enormes instrumentos se combinan mediante un complejo sistema de espejos situados en túneles subterráneos, en los que las trayectorias de luz de cada telescopio se alinean con una precisión de 0,0001 milímetros.

Los cuatro grandes telescopios -llamados Antu, Keuyen, Melipal y Yepun- alcanzan una resolución equivalente a poder observar desde la Tierra los dos focos de un vehículo estacionado en la Luna.

Desde el comienzo de sus operaciones en 1999, Paranal ha hecho una enorme contribución a la ciencia. Sus instrumentos -cuyos datos son usados en miles de papers académicos cada año- han permitido demostrar la aceleración de la expansión del Universo, capturar las primeras imágenes de exo-planetas, y observar cómo las estrellas orbitan el gran agujero negro situado en el centro de la Vía Láctea, entre muchos otros descubrimientos.

La Escondida

David Lowell era el líder del quinto equipo de exploración en sondear esa pertenencia minera entre El Salvador y Chuquicamata. Todos antes que él habían fracasado irremisiblemente. Corría 1980 y sus primeros sondajes parecían indicar que Lowell correría la misma suerte. Había hecho ya varias perforaciones de cientos de metros cada una, sin éxito. Pero en la última de las programadas para esa campaña, a unos 240 metros de profundidad, al fin La Escondida se dejó descubrir.

Hoy, 22 años después de su primer embarque de mineral, y 32 desde su descubrimiento, Escondida es el mayor productor individual de cobre del mundo. Con dos yacimientos a rajo abierto, y una producción anual de más de 800 mil toneladas métricas, conocer de cerca esta operación de BHP Billiton es adentrarse en la Minería de este siglo, definida por la incorporación de conocimiento científico y tecnología.

¿Por qué hay tantas concentraciones de cobre en Los Andes centrales?, ¿Cómo es que el mineral llegó hasta aquí?, y también: ¿Cuánto y cómo ha cambiado la exploración y la extracción minera gracias al conocimiento aplicado? De esas y otras muchas preguntas hablaremos con los ingenieros y científicos de Escondida.

Tres momentos

Unos 130 kilómetros de longitud separan a Antofagasta de Paranal. El trayecto por la ruta B-70 podría hacernos creer que nada hay en esas pampas, pero nuestra intención es precisamente apartarnos de la carretera para observar cómo la astronomía y la minería han sido parte de la cultura del Desierto por miles de años.

Junto a nosotros viajará el Dr. Guillermo Chong, geólogo de la Universidad Católica del Norte: “Intentaremos comprender tres momentos. El primero, cómo se formó el paisaje, con énfasis en la geología y la paleontología. El segundo, cómo el hombre llega a este espacio, lo ocupa y adquiere una relación directa con la minería. Y por último, cómo el hombre mira los cielos más limpios del mundo para crear su cosmovisión”.

En el recorrido, visitaremos zonas de petroglifos y antiguos asentamientos indígenas, depósitos de fósiles, minas centenarias y oficinas salitreras abandonadas. Será un viaje al pasado milenario de Atacama.

 

tags

0 comments