El Genoma del Senador de la República y médico Guido Girardi Lavin. 01/07/17

El Genoma del Senador de la República y médico Guido Girardi Lavin. 01/07/17

El Senador de la República y médico, impulsor desde 2011 del Congreso del Futuro y especializado en temas de salud pública, medioambiente, ciencia y tecnología, conversó con Fundación RAD sobre los sueños que tiene para Chile y lo que nos depara el futuro como sociedad.

¿Qué harías para incentivar la filantropía en Chile?

Generar conciencia de los desafíos que enfrenta la humanidad te conecta inevitablemente con la necesidad de hacer filantropía: el cambio climático, la resistencia a los antibióticos, la posibilidad de un mundo controlado por las máquinas, la administración de los datos, nos conecta con la urgencia de asumir colectivamente los problemas. Debemos entender que la Tierra es una nave en la que vamos todos y, por ahora, difícilmente podemos abandonarla y por eso salvar el planeta es un desafío que nos involucra a todos.

¿Existe relación entre ciencia y empresa en nuestro país? ¿Cómo es?

La relación entre ciencia y empresa en Chile es escasa. Lamentablemente no hay políticas que estén dirigidas a pensar el siglo XXI. Vivimos en un total anacronismo institucional, político, económico y cultural. El desafío es justamente lograr que la ciencia y la academia dialoguen con la política, con la empresa, con los innovadores, con los territorios, para construir juntos un proyecto de país viable.

¿Qué sugerirías para resolver la desigualdad en Chile?

La desigualdad es multifactorial y es uno de los principales desafíos para el futuro porque cuestiona y atenta contra la gobernabilidad. Una educación gratuita y de calidad es una de las herramientas más efectivas para construir una sociedad meritocrática, con oportunidades para todos y de la que todos se sientan parte.

Un modelo económico basado en la extracción de materias primas es tremendamente desigual y regresivo porque solo requiere capital financiero y no le interesa elaborar pensamiento científico, técnico o cultural. Un modelo de desarrollo basado en la innovación, en la ciencia, en el conocimiento, es esencial para construir más igualdad.

La robótica y la inteligencia artificial -hasta ahora instrumentos que aumentaban la productividad y mejoraban las remuneraciones- a futuro van a reemplazar muchos puestos de trabajo y le van a dar mayor rentabilidad al capital que no va a requerir mano de obra. Ese es otro complejo desafío que debemos enfrentar en la búsqueda de la igualdad.

¿Cómo te imaginas el mundo en 100 años más?

Es imposible de predecir. Hace 20 años podíamos decir cómo sería el planeta Tierra y nuestro país unas décadas después. Hoy, con la velocidad de los cambios y la verdadera metamorfosis que vivimos a causa de la ciencia, la tecnología y los datos, es imposible poder predecir cómo será el mundo en un siglo más.

Viviremos en la incertidumbre, tal vez debemos prepararnos para la predicción de Stephen Hawking que en 100 años más tendremos que abandonar la Tierra y buscar otros planetas donde continuar la misión evolutiva de nuestra humanidad.

¿Están las condiciones para recibir a un gran número de inmigrantes en Chile?

Hoy no están. El cambio climático transformará el metabolismo de la Tierra en un breve plazo. Desde 1850 a la fecha, la temperatura ha subido solo 0,87° y ha generado cambios profundos, muchos de los cuales hemos visto en Chile.

Para 2030, siendo optimista, se espera que la temperatura aumente 1,5°. Un gran incremento en un corto plazo. Muchos seres vivos no podrán adaptarse, los árboles no podrán migrar. Y este será el principal factor de migración en el planeta porque los seres humanos se relocalizarán en búsqueda de territorios habitables.

Muchas personas verán en el sur de nuestro país la posibilidad de sobrevivir, Chile deberá entender y adecuarse a esa realidad generando políticas y la institucionalidad necesaria para canalizar y aprovechar ese recurso humano.

¿Qué emprendimiento o innovación científica o tecnológica hay que conocer?

En los sistemas complejos no hay jerarquías, todo es importante y relevante. Chile debe ponerse a la cabeza de un modelo de desarrollo, cuya educación -desde el jardín infantil, la enseñanza básica, media, superior y de posgrado- se oriente en habilitar a nuestra sociedad para vivir en un mundo complejo y cambiante.

Hay que entender que la ciencia y los datos serán la geopolítica del siglo XXI, porque si no comprendemos el mundo que viene difícilmente podremos incidir en él.

Chile debe estar en la frontera de la innovación, en el ámbito de energía solar, de la astronomía, en la exploración del universo, de la acumulación energética de baterías, en alimentos del futuro como Epa y Omega 3, en la investigación del cambio climático en la Patagonia sub antártica. Todo esto pasa fundamentalmente por la innovación. Si no, nos quedaremos varados en el siglo XX sin aprovechar las oportunidades del siglo XXI.

Dime un sueño que tengas para Chile

Sueño que Chile ayude a enfrentar el cambio climático porque somos el único país que, a partir del sol, podría generar energía limpia y barata para todo el planeta. Y que desde aquí se descubran los planetas habitables y la vida en el universo.

¿Qué libro está actualmente en tu velador?

Muchos, pero el que está más arriba es “La expulsión de lo distinto” del filósofo coreano que vive en Alemania, Byung-Chul Han.

¿Qué película te hizo llorar? ¿Y reír a carcajadas?

No lloro con las películas. Me reí a carcajadas con la entrevista de Julio César Rodríguez al pastor Soto. Igual me gustó mucho La Vida es Bella.

¿Cuál es tu rincón favorito en el mundo?

Al norte, Taltal, donde está la mayor biodiversidad de cactus en el planeta. Un lugar maravilloso, espiritual y al lado de Paranal: la principal ventana al universo. Y al sur, Tenaun en la isla de Chiloé que está junto a Quicaví que es tierra de brujos.

En una fiesta de disfraces, ¿de qué te disfrazarías?

De bacteria.

¿Qué llevarías en tu mochila si te invitan al viaje a Marte?

Un telescopio para ver más lejos.

¿Alguna canción que sea tu placer culpable?

Cualquiera de Georges Moustaki.

¿Te has sentido alguna vez dependiente de las redes sociales? ¿Cuándo y por qué?

No me siento dependiente, las observo.

tags

0 comments